Chernóbil: turismo radiactivo

Healthy Way

Chernobil - Cultura de seguridad

Hace unos días en un vuelo a Barcelona tuve ocasión de volver a leer otro número de la revista YOROKOBU, una revista con una magnifica línea editorial y un diseño muy cuidado. Me llamo poderosamente la atención un artículo de Pablo Ferri sobre Chernóbil, Turisteo Radioactivo.

En el artículo describe la actividad turística que existe alrededor de la central nuclear Ucraniana, que recibe entre 6.000 y 10.000 visitas al año, las visitas son organizadas por varias agencias de viajes y se llevan haciendo desde 1999. Los grupos de turistas salen desde Kiev y entran en el círculo de exclusión de 30 kilómetros alrededor de la central.

Paradójicamente Chernóbil contribuyó de manera muy significativa al desarrollo de la seguridad y la salud en el trabajo, en concreto al desarrollo del concepto general de “cultura de la seguridad” que surgió después de este accidente. Está claro que la curiosidad humana vence a la percepción del peligro de la radiactividad.

Pista de coches abandonada

Me pregunto qué razones llevan a ese desolador lugar a tantas personas, ¿qué les hace escoger ese tétrico entorno para pasar un rato de ocio? ¿Qué les hace exponerse al riego de recibir una dosis de radiación?

Aunque los guías turísticos afirman que la dosis de radiactividad a la que se exponen los turistas en la próxima ciudad de Prypiat  no es peligrosa, pero recientes estudios muestran que la radiación no es todo lo baja que se esperaba después de 27 años.

El sarcófago que se construyo en tiempos de la URSS está agrietado y lleno de agujeros, por los cuales sale agua radioactiva según Greenpeace. En la actualidad se está construyendo un segundo sarcófago que garantice la seguridad y contenga la radiación, lo que indica que en la actualidad no está garantizada, supongo que los trabajadores tendrán un plan de control a la exposición.

Aunque en 2011 el fiscal general del estado de Ucrania prohibió las visitas, alegando que no está claro quién se estaba beneficiando económicamente de la actividad, en la actualidad se sigue visitando la central.

¿Visitarías un lugar como Chernóbil exponiéndote a radiación solo por ocio?

Fotos: Carl Montgomery

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
This entry was posted in . Bookmark the permalink.

3 comentarios en “Chernóbil: turismo radiactivo

  1. El riesgo es algo consustancial a la condición humana. Si no, no habría saltadores de “puenting”, ni se hubiera escalado el Everest, ni amaestrado a los caballos…
    El problema no es el del turista que libre e informadamente decide acudir a un lugar radiactivo. El problema es el guía que lo hace como parte de su actividad laboral en la que no tiene capacidad de decisión.
    Cada uno es libre de poner su vida en peligro si eso le libera endorfinas. Lo que no es admisible es que se haga por una soldada. Para eso tenemos la PR LABORALES.

  2. Me pregunto si, salvando las distancias, tendremos turismo en Eurovegas para ver a gente fumando en lugares públicos cerrados…

  3. Pingback: Prevencionar - ¿Visitarías un lugar como Chernóbil exponiéndote a radiación solo por ocio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *