Cultura preventiva y literatura infantil

Healthy Way

Hace unos meses uno de mis hijos trajo a casa desde el colegio un cuento, formaba parte de la biblioteca de la clase y de las actividades normales para el fomento del hábito de lectura. El cuento en concreto se llamaba “El fantasma de palacio”, pertenece a la colección barco de vapor y cuenta una historia divertidísima que rompe con muchísimos estereotipos, una gata y un perro que son amigos, un fantasma que no asusta y un adulto que se dedica a lo que le gusta.

El protagonista es pintor, Balduino y le encanta pintar todo aquello que no tiene color, pinta con naranja y se dedica a pintar todas las paredes de un castillo al que llega con su perro y su gata, le encanta lo que hace y disfruta con su trabajo, pero… cuando Balduino quiere pintar zonas a las que no alcanza, ¿os imagináis como lo hace?, pues de una forma divertida: primero se sube a una silla, después a una mesa y después; ¡el más difícil todavía: monta la silla en la mesa y se sube para seguir pintando¡

 Cultura preventiva y literatura infantil

La reacción de mi hijo fue reírse, la situación era divertida, las ilustraciones reflejaban diversión, entusiasmo y dinamismo, las situaciones de riesgo son divertidas.

En ese momento me asaltaron preguntas: ¿la prevención no es divertida? ¿la hacemos aburrida? ¿podemos hacer prevención divertida? ¿podemos trasmitir los valores de la prevención de forma divertida?

Creo que la respuesta a todas esas preguntas es afirmativa, manos a la obra, vamos a organizar un concurso de cuentos infantiles para educar en prevención:

CONTANDO LA PREVENCIÓN. ¡PARTICIPA¡

BASES DEL CONSURSO

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Etiquetas: .
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *