El comportamiento no es la prioridad

Bienestar Laboral

Preocuparnos por el colesterol de los trabajadores está bien, animar a mejorar los hábitos alimentarios de los trabajadores también, y la meditación, y el control del estrés, pero primero preocupémonos de abordar las causas y los condicionantes del riesgo en el puesto de trabajo y de generar entornos laborales saludables. Esta es la manera más efectiva de abordar los programas de bienestar en el trabajo según los principios jerárquicos del nuevo modelo que publica NIOSH en su programa Total Worker Health© (TWH).

Aunque este modelo se basa en los principios tradicionales de la salud y seguridad en el trabajo, la nueva jerarquía TWH amplía el campo de acción para incluir estrategias de bienestar laboral, no como sustitutivo sino como un complemento del modelo de salud ocupacional. Dos ejemplos propone el propio NIOSH para ilustrar esto.

Una pauta de aplicación de esta jerarquía a un programa para reducir los trastornos osteomusculares podría consistir, según el NIOSH, en lo siguiente:

  1. Reorganizar o rediseñar el trabajo para minimizar los movimientos repetitivos y las posturas incómodas.
  2. Proporcionar capacitación y asesoramiento ergonómico a los trabajadores para mejorar el diseño y la interacción en sus puestos de trabajo, favoreciendo su participación en los esfuerzos de mejora.
  3. Evaluar el perfil de edad y las necesidades de salud de la plantilla para promover la ergonomía activa, así como estrategias de autogestión de las alteraciones osteomusculares (artritis u otras afecciones).

Del mismo modo, un programa de TWH para mejorar el bienestar psíquico en el trabajo podría considerar lo siguiente:

  1. Implementar políticas de organización y gestión que brinden a los trabajadores más flexibilidad y mayor control sobre su trabajo y horarios.
  2. Capacitar a los supervisores sobre métodos para reducir las condiciones de trabajo estresantes.
  3. Promover en los trabajadores habilidades para reducir el estrés y proporcionar acceso a programas de asistencia al empleado.

En definitiva, la pauta es eliminar primero todo lo que puede generar daños a la salud en el puesto de trabajo, en segundo lugar implantar procedimientos gestión que mejoren la cultura preventiva, luego promover aquellos aspectos del trabajo con efectos positivos para la salud, a continuación fomentar la educación para la salud de los trabajadores y, por último, fomentar cambios individuales de comportamiento. Esta es la jerarquía y no al revés.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
This entry was posted in . Bookmark the permalink.

2 comentarios en “El comportamiento no es la prioridad

  1. El comportamiento siempre es la prioridad, lo que pasa que siempre se sesga el comportamiento al del ejecutor directo, pero ¿como eliminar o sustituir sino se desarrollan y estimulan los comportamientos adecuados a los que tienen el poder gerencial y técnico para eliminar o sustituir?. Hay que ser capaz de entender al comportamiento como de todos y no reducirlo al del ejecutor directo. Tal parece que todo lo demás lo hace un ente divino y no los comportamientos de los responsables que les corresponde.

    • De acuerdo con el comentario. Abordar la medida en que las políticas y acciones que se realizan en la empresa son las adecuadas para la salud y la seguridad permite además identificar aspectos que condicionan las conductas de los trabajadores. Cuando éstos perciben que la dirección asume que la seguridad y la salud es un objetivo prioritario y los medios y las acciones están en consonancia, se construye el clima preventivo propicio para cambiar los comportamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *