Responsabilidad social de las empresas: una oportunidad estratégica para los prevencionistas

Healthy Way

Esta publicación es un resumen del artículo que junto con Javier García Gómez-Die publique en el número 11 de la revista Actualidad Preventiva Andaluza.

La gestión preventiva de una organización encuentra en tendencias actuales como la Responsabilidad Social, la Sostenibilidad o la Reputación Empresarial, un aliado para poder proyectar los valores que la compleja sociedad actual está demandando a la empresa. Entre estos objetivos vamos a encontrar el de conseguir unas óptimas condiciones de trabajo y de seguridad y salud, como forma de garantizar la viabilidad del proyecto corporativo.

Aunque en la actualidad estas tendencias se están integrando especialmente en las grandes compañías cotizadas, paulatinamente se producirá una asimilación en las pequeñas y medianas empresas, implantándose realmente en éstas criterios más avanzados de gestión empresarial, y sobre todo, adaptados a la realidad social y organizativa.

Estas circunstancias van a incidir en la figura de los técnicos y gestores preventivos, impulsando un nuevo enfoque en el seno de su organización cada vez más estratégico, como dinamizadores de la empresa y promotores de salud laboral, contribuyendo a mejorar los parámetros organizativos que determinan una adecuada cultura preventiva en el interior de la empresa o institución, promoviendo la salud de sus trabajadores y mejorando también los resultados empresariales; e impulsando y coadyuvando a la consecución de mayores ingresos o a reducir sus costes.

Por tanto, los técnicos de Prevención de Riesgos Laborales han de encontrar en este nuevo marco de referencia una oportunidad para integrarse en áreas de gestión más sensibles y estratégicas de la organización, poniendo en valor su saber y actitud profesional. Esto también comporta un extraordinario reto para los prevencionistas, obligándoles a mejorar y fortalecer también su formación para transformar su rol y pasar a aportar mucho más valor a la empresa o la institución en la que trabajan, desempeñando un perfil menos técnico y más estratégico: un dinamizador de cultura preventiva y promotor de salud laboral, contribuyendo a mejorar las condiciones de trabajo en el seno de las organizaciones, la eficiencia y productividad empresarial.

En definitiva, se trata de una oportunidad para elevar el perfil profesional del técnico de prevención, vinculando la gestión de seguridad y salud a enfoques no sólo técnicos, sino también culturales y de dinamización de grupos, convirtiendo el entorno laboral en un espacio de promoción de la salud.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Etiquetas: .
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *